Evangelistajuan's Blog
La mentalidad del Reino

Dios Adjudicó Dominio Al Hombre

Juan 5:26, 27 es una llave que abrió el misterio y contestó mis intrincadas preguntas concernientes a la oración. Jesús dijo: “…El Padre… le dio [al Hijo] autoridad… por cuanto es el Hijo del Hombre.

Pensé que la mejor manera de expresar eso debía ser así: “porque es el Hijo de Dios. Pero no es así, sino como dice en Juan 5:26, 27: “…el Padre… le dio [al Hijo] autoridad… por cuanto es el Hijo del Hombre.

¿Por qué era necesario que Jesús fuera el “Hijo del Hombre para tener autoridad sobre la tierra? La respuesta se encuentra en Génesis 1:26. Dios hizo al hombre con un propósito divino: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree [el derecho de gobernar]… en todo lo que se arrastra sobre la tierra”.

Toda la creación sobre la tierra le fue entregada al hombre para que la gobernara. El hombre fue creado para ese propósito. Dios le hizo cabeza o gobernador sobre la tierra.

David confirma esto en el Salmo 8 cuando habla respecto a la posición especial que el hombre ocupa en el plan de Dios: “Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria?… Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies” (Sal 8:4-6).

El hombre fue creado para ejercer dominio sobre todas las obras creadas por la mano de Dios. Él recibió Su autoridad para dominarlo todo, para gobernarlo todo, para ser el director o cabeza de toda la creación. Dios hizo al hombre con esa intención y para ese propósito.

En el Nuevo Testamento, la idea es llevada aun más lejos: “¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él… Le coronaste de gloria y de honra, y le pusiste sobre las obras de tus manos. Todo lo sujetaste bajo sus pies… nada dejó que no sea sujeto a él?…” (He 2:6-8).

Estas palabras van acompañadas de una perplejidad santa. Son articulaciones que casi sobrepasan nuestra capacidad para entender. Nada ha sido dejado fuera del dominio del hombre que anda en la comunión y confraternidad santa con Dios.

a. Dios No Cambiará Su Manera De Pensar. La Biblia dice en Romanos 11:29 que “…irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios”. Esto significa que Dios no cambiará Su manera de pensar de haberle dado al hombre autoridad para gobernar.

La terminología griega para arrepentimiento es “metanoia”. Significa tener un cambio de parecer.

El llamado a ejercer autoridad no le sería quitado al hombre mientras él mantuviera la imagen y semejanza de su Padre Celestial. Dios no cambiará de parecer con relación a Sus dones y llamamiento. ¡Estos son irrevocables! Él no cambiará el rumbo a reversa.

Moisés dijo en las palabras que siguen: “Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta [es decir para cambiar de parecer] …” (Nm 23:19).

El punto de vista está claro: Dios hizo al hombre y le dio autoridad y dominio sobre toda la tierra. Fue un compromiso que estaba obligado a honrar por todo el tiempo y la eternidad. Él no cambiará de parecer al respecto.

Su propósito para el hombre desde el mismo principio no cambiará. El hombre que permanece según la imagen y semejanza de Dios, tiene un destino divino y regio para ejercer dominio y autoridad en este mundo. Él está para ser cabeza de todas las cosas.

Ninguna respuesta to “Dios Adjudicó Dominio Al Hombre”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: