Evangelistajuan's Blog
La mentalidad del Reino

LA MUJER DE LOT


Esta es la mujer de la cual vamos a hablar en este número.
Lo que podemos decir de ella es que fue una mujer insensata. No se dice en ninguna parte que fuera amorosa, o amable o llena de fe, no fue una buena esposa ni una buena madre.
La pregunta sería ¿Por qué Moisés dedica tanto tiempo a hablar de ella y su marido ya que no hay nada edificante o que nos inspire?
Cuando Jesús leyó este relato encontró una lección para la gente de su época y les dijo: “Acordaos de la mujer de Lot”, realmente encontramos importantes lecciones y veamos por qué.

Ellos realmente tenían principios y fundamentos para edificar una vida feliz y buena. Estaban muy íntimamente relacionados como familia y Lot era nada menos que el sobrino de Abraham, el hombre más importante, respetado por la gente de su época por el carácter intachable y de buena influencia.
Por muchos años el buen ejemplo de Abraham y Sara influenció en sus vidas y cuando Abraham recibió el llamamiento ellos se unieron a la caravana, dejando la nación de Ur de los caldeos y todo lo que ellos amaban.
Viajaron juntos llevando el ganado, los sirvientes y todo lo que tenían, guiados por Dios en su peregrinación, rumbo a la tierra de Canaán.
Es razonable pensar que la mujer de Lot debía creer en el Dios de Abraham y, sin duda, debió adorar junto al altar que había construido Abraham.
Ella tenía el privilegio de pertenecer a un grupo selecto de personas que dieron al mundo los más grandes profetas y al Salvador, si Lot y su mujer hubieran conservado esa relación, se encontrarían entre los fieles. Ellos eran concientes del favor y la bendición de Dios pero no se habían dado cuenta de que sus vidas espirituales eran favorecidas gracias a la íntima relación que tenían con Abraham, quien era padre de los fieles y amigo de Dios.

Tampoco nunca pensaron que las bendiciones materiales de Abraham se desbordaban a ellos en sus corrales, tiendas y pastos, no pensaron que ellos eran bendecidos por Abraham, de la misma manera que nosotros disfrutamos por ser pueblo de Dios.
Lot y su mujer estaban convencidos de que eran ricos gracias a ellos mismos y a la agilidad que tenían en hacer negocios. Es posible que se dejaran influenciar por la prosperidad que habían encontrado en Egipto y que pensaran en el fértil valle del Nilo y de sus ganados pastando y bebiendo aguas.
Los sirvientes posiblemente se dieron cuenta del egoísmo de Lot puesto que se pelearon con los sirvientes de Abraham por los mejores lugares y se quedaron con lo que pudieron.
Abraham había aprendido a no poner su mirada en las cosas materiales, a pesar de ser muy prosperado, él prefería abandonarlas que pelear por ellas y generosamente propuso dividir las tierras y que Lot fuese el primero en escoger. Este no tuvo ni la menor consideración hacia Abraham y ni siquiera le dio las gracias, echó un vistazo en dirección a la tierra prometida y escogió lo mejorcito que vio.

No hay nada de malo en escoger, en nuestro diario vivir debemos hacer escogencias acerca de lo que vamos a comer, de la ropa que vamos a usar, de cómo invertir nuestro tiempo etc.
La falta de Lot no consistió en escoger lo mejor, sino en el hecho de que en este caso concreto, fue egoísta al hacerlo. No pensó en las necesidades espirituales de su familia y solo buscó las ganancias materiales.
Debemos nosotros prestar atención a los auténticos valores, a que lo que vayamos a escoger tenga valor espiritual y moral.

Cuando Jesús dijo: “Acordaos de la mujer de Lot” era porque se interesaba en nosotros, nos amaba.
El problema en esta era materialista los valores son distorsionados, consideramos que éxito es lo que poseemos. Lot y su familia sabían que Sodoma era una ciudad malvada, pero a pesar de ello se trasladaron allí y se dedicaron a atender a sus numerosos negocios, puesto que eran muy ricos. Si tenían que codearse con mofadores lo hacían con tal de aumentar su riqueza.
Leemos que la maldad tan descarada y evidente de Sodoma (igual que hoy en día) era de la peor clase (2ª Pedro 2: 6-10; Génesis 19: 4-9; Judas 7).

No solo se mudó su mujer a Sodoma, sino que le gustó el pecado tan aberrante, ella caminaba por las calles alegremente, haciendo amistades en el mercado, se sintió orgullosa de su cultura mundana convencida de que lo tenía todo. Pero a su marido no le hizo tanta gracia, en el fondo era un buen hombre y se sintió disgustado e irritado y escandalizado por lo que veía. Sabía que estaba mal relacionarse con personas tan malvadas pero no tenía la fuerza ni el valor para alejarse de aquella ciudad. Su mujer debía saber que él no estaba satisfecho de vivir ah y pudo haber sido una ayuda idónea, animándole a llevar su familia de nuevo a Betel y al Dios que da la paz.

Pienso en lo terrible que sería, pues sus hijas nunca la podrían llamar bendita y su último recuerdo sería un rostro congelado mirando hacia atrás. Esas pobres hijas se perdieron el amor y la guía que solo una buena madre podría darles, ellos disfrutaron el hechizo del mundo comiendo y bebiendo y disfrutando con sus amistades sodomitas. (Recuerde que estamos viviendo esos mismos tiempos de sodomía, ¿los apoya usted o es una mujer de Dios?)

La mujer de LOT lo único que les dejó a sus hijas fue un sentimiento distorsionado de los valores morales y pobreza espiritual, sin que dispusieran ni de un hogar ni de un amigo de verdad. No se puede servir a Dios y estar en las cosas del mundo, el ángel tuvo que tomarla de la mano y sacarla de la ciudad, sin embargo en lugar de estar agradecida por poder salvarse de la terrible suerte que vendría sobre esa ciudad, miró hacia atrás con anhelo porque su corazón seguía aun en ella. (Génesis 19: 17) desobedeció el mandato divino y se convirtió en estatua de sal. En su pasión por poseerlo todo lo perdió todo, esto es una advertencia para todos aquellos que aman el mundo y las cosas de esta tierra, ahora que el homosexualismo se ha desatado sobre el mundo entero, yo te pregunto si estás firme en tus creencias o si vas a terminar aceptando esa aberración que es en contra de Dios y la familia.
Cada vez que nos acordemos de la mujer de LOT, podemos decir con humildad que si no fuera por la gracia de Dios yo podría ser ella.

Ninguna respuesta to “LA MUJER DE LOT”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: